ENTRE COPAS
TODOS LOS DÍAS DE 18 A 20HS

RADIO FM
ROCKERS 103.9

Curiosidad Entrecopera |

Hice historia

5 mayo, 2017

La noche que San Lorenzo de Almagro se convirtió en San Lorenzo de América.


“Lo bueno siempre tarda en llegar”. Esta frase podría resumir claramente la historia de San Lorenzo con la Copa Libertadores de América. A pesar de ser el primer equipo argentino en poder disputarla siempre le fue esquiva hasta que lograron torcer ese destino que parecía irrompible. Fueron 106 años los que tuvieron que pasar pero el Ciclón le puso fin a la mala racha escribiendo una de las páginas más gloriosas en la historia de la institución.

Como no podía ser de otra manera el camino comenzaba complicado. Derrota con Botafogo en Brasil, triunfo ante Independiente del Valle, igualdad con Unión Española para terminar la mitad del grupo 2 con unos 4 puntos que dejaban lejos los Octavos de Final. Como si fuera poco iba a caer en Chile y empatar en Ecuador. Todo se definía en el último cotejo contra el conjunto brasilero.

La clasificación sería agónica porque el cuervo no dependía de sí mismo, necesitaba que el otro encuentro les brinde un marcador favorable, y para colmo el otro partido era cambiante como para el infarto. Tan así que a pesar del cómodo 3 a 0 no pudo festejar hasta el último segundo cuando se concretó la victoria de Unión Española por 5 a 4 después de ir perdiendo 3 a 1. De este modo la diferencia de gol favoreció a los argentinos.

Al ser uno de los peores segundos debió medirse con Gremio que llegaba invicto terminando a un punto de Vélez que fue el mejor primero. La ida en el “Pedro Bidegain” sería para el local con gol de Ángel Correa, pero en la vuelta, a 7 minutos del final, Dudu igualaría la serie. Desde ese momento nació “San Torrico” ya que el arquero taparía los remates de Hernán Barcos y Maximiliano Rodríguez para darle el pase a su equipo.

En cuartos de final volvería a cruzarse con un team brasileño. En este caso la víctima sería Cruzeiro a quien vencería 1 a 0 con gol de Santiago Gentilleti en el Nuevo Gasómetro, e igualaría en la vuelta 1 a 1 con gol de Ignacio Piatti. Aunque parezca ilógico la llave más fácil para el Santo llegó en la semifinal. Sería 5 a 0 y 0 – 1 para decretar el 5 a 1 final y despedir al Bolívar.

En la final lo esperaba el sorpresivo Nacional de Paraguay que se había convertido en el verdugo de los argentinos dejando afuera a Vélez y Arsenal. En el Defensores del Chaco Mauro Matos puso en ventaja a San Lorenzo pero los dirigido por Edgardo Bauza no iban a poder mantener la diferencia y sobre la hora Julio Santa Cruz concretaría el 1 a 1.

De esta forma todo se definía en el Bajo Flores que estaba repleto de hinchas azulgrana con la ilusión de conseguir el preciado premio. Todo se preparaba para vivir una fiesta y ese momento llegaría a los 36 minutos cuando Néstor Ortigoza cambiaba un penal por gol y desataba la locura de su gente. Finalmente ese 1 a 0 sería inalterable y de esta forma los gauchos de Boedo al fin gritarían campeón de América.

 

 

Por Angel D’Amato (@DamatoAngel)

Share on Facebook3Share on Google+0Tweet about this on Twitter