ENTRE COPAS
TODOS LOS DÍAS DE 18 A 20HS

RADIO FM
ROCKERS 103.9

Internacional |

Primer diagnóstico para la Selección Argentina

14 junio, 2017

A continuación, una nota de análisis de lo que fueron los dos primeros partidos amistosos al frente del conjunto albiceleste de Jorge Sampaoli, en un ciclo que se inició el pasado viernes en Melbourne.


Comenzó un nuevo ciclo. En este caso, el de un entrenador que llegó de su paso fugaz por el Sevilla de España tras rescindir su contrato con la institución, y un tiempo después de haber conseguido la Copa América con Chile en el 2015, eliminando justamente al conjunto albiceleste en la final por penales.

El partido con Brasil dejó un ajustado triunfo por 1-0 con aquel gol de Gabriel Mercado, tras esperar al acecho en el área un rebote que le quedó en sus pies para enviar la pelota al fondo de la red. Esa fue la única diferencia en el cotejo. Los jugadores que integraron la línea de mitad de cancha hacia delante -Messi, Dybala, Di María e Higuaín- prácticamente no tuvieron peso ofensivo, salvo el caso de Ángel que fue de lo mejorcito con algunos desbordes interesantes por la banda izquierda.

De mitad de cancha hacia atrás, fue interesante cómo se complementaron Biglia y Banega para ser los ejes principales del juego. No así el trabajo defensivo, que tuvo algunas respuestas flojas de los marcadores centrales cuando Gabriel Jesús pivoteaba para Willian y Coutinho que jugaban con el arco de frente por los costados.

Lo que más rescato de ese partido fueron tres puntos que me parecen importantes remarcar: la presión alta sobre el rival en cada salida, el intento rápido por recuperar la pelota cada vez que se la perdía y el querer salir jugando por abajo con prolijidad, haciendo un esfuerzo por no rifar el balón más allá de la también alta presión que impuso el elenco de Tité.

Considero que el pleito ante Singapur -victoria 6/0- no fue una prueba que merezca demasiado análisis, porque se vio a un rival inferior en todos los aspectos posibles: posesión de la pelota, recuperación de la misma, ocasiones de gol, puntos individuales, definición, trabajo colectivo, marca, superioridad numérica. Argentina hizo lo que debía hacer, ganar y superar al contrario.

No obstante, se repitieron algunas cosas interesantes del juego pasado como la presión y la recuperación rápida, más allá de la diferencia abismal entre Brasil y Singapur. Creo que son aspectos que, si se trabajan correctamente, pueden ser fundamentales en el armado para las competencias oficiales. En líneas generales, fue un buen comienzo de ciclo. Esperemos que siga por el buen camino.

Por Nicolás (@nicoozenobio)

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter