ENTRE COPAS
TODOS LOS DÍAS DE 18 A 20HS

RADIO FM
ROCKERS 103.9

Tres puntos de sutura

15 mayo, 2018

Gimnasia remendó un torneo opaco con una gran victoria frente a Newells por 2 a 0. Nicolás Ortíz y Ezequiel Bonifacio fueron los goleadores en la noche platense.


El “Lobo” y la “Lepra” se dieron cita en el Juan Carmelo Zerillo para darle cierre a la Superliga Argentina 17/18. En una noche particular por la despedida de Dario Ortíz luego de su breve interinato, el elenco albiazul superó 2 a 0 a los rosarinos con goles de Nicolás Ortíz y Ezequiel Bonifacio. Si bien el Torneo no fue el esperado, el publico despidió a sus jugadores con una ovación mientras espera por el regreso del flamante entrenador Pedro Troglio.

Luego de un sentido minuto de silencio en homenaje al fallecimiento de Hugo Romeo Guerra, las ilusiones comenzaron a rodar en el Juan Carmelo Zerillo. Gimnasia se hizo cargo del manejo de la pelota aunque sin demasiada profundidad. A los 6 minutos, Lorenzo Faravelli apareció por el sector izquierdo, envió un centro/arco muy peligroso para que Ibáñez, arquero leproso, tenga que esforzarse y desviar el remate.

Newells emparejó las acciones, aunque tuvo que esperar al minuto 40 para alterar la tranquilidad de Alexis Martín Arias. Gran jugada colectiva, de derecha a izquierda, que terminó con un cabezazo de Leal al palo. Cuatro minutos más tarde, el “Indiecito” Ortíz haría delirar a todo el basurero. El hijo del DT, en el día de su debut profesional, apareció solo en el area y definió fuerte, arriba, para gritar el 1 a 0 tripero cuando se moría la primer etapa.

En el complemento, Gimnasia no paso sobresaltos. Bonifacio ingresó por Faravelli y, a falta de 8 minutos para el pitazo final, decretó el 2 a 0 luego de aparecer por el sector derecho y ensayar un violento remate. Ventaja merecida y fiesta en las tribunas del Bosque. El lobo insistió y hasta pudo haber ampliado la diferencia. Sin embargo, Julio Barraza señaló el medio de la cancha dando por finalizado el encuentro.

Gimnasia emparchó una imagen deslucida de la mano de un hombre de la casa. Hernán Darío Ortíz se hizo cargo del primer equipo y respondió con crecres. Obtuvo 5 puntos valiosos pensando en el certamen que viene y se despidió ovacionado. Promovió juveniles y no le tembló el pulso para excluir del primer equipo a los denominados referentes. La gente se lo reconoció y a viva voz lo manifestaron: “INDIO, INDIO…INDIO, INDIO”. Los más chicos tambien se llevaron un mimo: “Vamos, vamos los pibes”. Un cierre a todo trapo en La Plata.

 

Por Enzo Biroccio   (@Enzobiroccio)

Foto: gimnasia.org.ar

 

 

 



%d bloggers like this: